Un café.

Me pregunto por qué escribe tanto, ¿por qué escribirá? En fin, tengo entre mis manos una de tantas cartas que ha escrito, me las ha dado, pero no significa que sean para mí o ¿sí?

Hoy me vi con Lizi, en el mismo café que siempre vamos cuando algo nos sucede, ella me contó de su familia y sus peleas con sus niños, la estaba escuchando o eso creo, de repente estaba y no estaba, tomaba lo último que decía para hacer una pregunta, como si le hubiese puesto atención, cuando me dí cuenta de lo que hacía, fui sincera y le dije que no la había escuchado con detalle, ella me miró, su mirada me decía que ya lo sabía.

Mi amiga, no sé con certeza qué significa un amigo, pero para mí, ella es mi amiga. Al fin nos trajeron un capuchino y un café americano, por supuesto el capuchino era para mí.

Me miró, ha ya necesitaba una mirada tierna, una mirada que me dijera háblame, aquí estoy para escucharte, me sentí tranquila y a la vez egoísta, más, ella me entendió, bueno, no por nada seguimos siendo amigas.

Idatzi dut

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s